Salud

Aire contaminado en Argentina: la OMS y Unicef advierten del peligro para los más chicos

Protesta en el Obelisco de GreenPeace

Nuestro país quedó en el puesto 117 de 180 países y figura en rojo en el mapa mundial sobre emisiones de CO2. Contaminamos unas 4,62 toneladas métricas por persona, lo que excede en un 70% el objetivo comprometido con la ONU para el 2030.

La salud ambiental está relacionada con todos los factores físicos, químicos y biológicos externos de una persona. Es decir, que engloba factores ambientales que podrían incidir en la salud y se basa en la prevención de las enfermedades y en la creación de ambientes propicios para la salud.

Hoy, el mundo no está ofreciendo a los niños una vida saludable y un clima adecuado para su futuro, son las conclusiones de un amplio informe que realizaron en colaboración la Organización Mundial de la Salud, UNICEF y The Lancet, la prestigiosa revista médica.

«Ningún país está protegiendo adecuadamente la salud de los niños ni su medio ambiente y su futuro, según un informe histórico publicado hoy por una Comisión de más de 40 expertos en salud de los niños y los adolescentes de todo el mundo.

Y sobre ese futuro, las tres organizaciones coordinan los esfuerzos de cara a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la nueva meta de desarrollo de las Naciones Unidas. Su idea central es el desarrollo sostenible, y se lo entiende como la articulación virtuosa entre el crecimiento económico, la inclusión social y la sostenibilidad ambiental.

Es una agenda transformativa que presenta 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en función de los que es preciso implementar estrategias de cambio que reorienten el desarrollo de los países hacia un paradigma centrado en la sostenibilidad.

En el informe, titulado ¿Qué futuro les espera a los niños del mundo? (A Future for the World’s Children?), se concluye que la salud y el futuro de todos los niños y adolescentes del mundo se encuentran bajo la amenaza inmediata de la degradación ecológica, el cambio climático y las prácticas de comercialización explotadoras que empujan a los niños a consumir comida rápida muy procesada, bebidas azucaradas, alcohol y tabaco.

Fuente: Infobae

Comment here