Nacionales

¿Chau pucho? por la cuarentena, casi no quedan cigarrillos para la venta

Hace un mes, la actividad productiva se detuvo como medida preventiva ante el coronavirus. Esto produjo que cayera la cantidad de cigarrillos a la venta al día de hoy.

Desde que comenzó la Cuarentena Total, muchas actividades productivas se detuvieron en la Argentina y el mundo. Una de éstas es la vinculada a las tabacaleras que ya advirtieron que podría haber desabastecimiento si no se retoma rápido la actividad.

Las más afectadas son las marcas más vendidas como Marlboro, Philip Morris, Chesterfield, Rothmans, Camel y Lucky Strike que concentran alrededor del 70% del mercado. Producto de las medidas para evitar la propagación del virus que produce el COVID-19, casi no tienen productos.

«La parte productiva está parada desde el 20 de marzo. La escasa mercadería que tenemos se está racionando por combos de marcas, porque también tenemos problemas logísticos para distribuir por la menor cantidad de empleados», señalaron desde British American Tobacco en Clarín.

La medida de no producción, generó que la planta de esta empresa en Pilar, donde tienen 300 trabajadores, quede paralizada. Pero no solo está afectando a estos empleados directamente sino que genera un efecto dominó perjudicando a los kioscos y distribuidoras que se quedan sin su mayor fuente de ingreso económico. De seguir todo por este camino, se calcula que podrían quebrar alrededor de 10.000 quioscos, lo que representa el 10% del total del país.

«Es el producto de mayor rentabilidad y además, impulsa las ventas de otros artículos», se lamentó Palacios, de la UKRA. Según el Ministerio de Agroindustria, en 2019 se despacharon 1.658 millones de atados de 20 unidades, por un valor de $135.101 millones.

Las protestas de los fumadores viene en aumento, principalmente por las redes sociales. Primero fueron las quejas por la falta de las marcas en sus formatos con mayor demanda, pero el malhumor se extiende porque se van terminando también las versiones alternativas.

La Cámara del Tabaco, por carta, le planteó al Gobierno las dificultades de la parálisis de la actividad pero por ahora no han tenido respuestas ni de nación, provincia o municipio. «Nuestro sector provee empleo a más de 200.000 personas de manera directa, y son más de 1.000.000 personas las que dependen, directa e indirectamente, de la producción tabacalera», señalaron en un escrito que aterrizó en el Ministerio de Desarrollo Productivo, que conduce Matías Kulfas.

EL TRIBUNO DE JUJUY

Comment here