Salud

Habló la prima de Carmen Barbieri: «Sigue muy débil y cansada, en terapia intensiva»

Adela, la prima de la capocómica, le relató a Pronto cómo está el cuadro de salud de la artista, internada en terapia intensiva de la Clínica Zabala

Por estas horas, preocupa mucho la salud de Carmen Barbieri (65), quien ayer fue trasladada de una sala común a la terapia intensiva de la Clínica Zabala, en el barrio de Belgrano, donde se encuentra internada desde el pasado miércoles 20 de enero. Cuando la artista dio positivo de coronavirus, fue internada debido a que es una paciente de riesgo y en la clínica le detectaron neumonía bilateral. Con el correr de los días, el cuadro fue empeorando y su hijo, Fede Bal, pidió en las redes sociales que recen por su mamá.

Hace apenas cuatro días, Carmen se comunicó con el programa Cortá por Lozano y detalló cómo se encontraba, internada en el cuarto piso de la clínica Zabala. «Estoy débil y con oxígeno. Me cuesta hablar. Me agito pero estoy con 37 de fiebre y eso eso bueno porque bajó pero sigo con mucho dolor en el cuerpo», escribió vía WhatsApp la futura participante de Masterchef Celebrity segunda edición, mensaje que fue leído al aire en el programa que conduce Verónica Lozano por Telefe. Y ese fue uno de los últimos contactos que Barbieri tuvo con el mundo exterior, puesto que pocas horas después sería ingresada a terapia intensiva, y desde entonces sigue incomunicada y sin su teléfono celular.

Esta tarde, Fede Bal habló con Intrusos y, en medio de una angustia lógica por la preocupante situación, detalló cómo es el complejo cuadro que atraviesa su madre. «El cuadro se complicó, ahora está en terapia. Están intentando no administrarle un medicamento, porque ella tuvo hace poquito un herpes entonces bajan las defensas, entonces están intentando que con los medicamentos que ella tiene, evolucione», expresó.

«No tengo mucha data para dar, es el curso de esta enfermedad, esperemos que esté mejor. Tuvo un episodio a la noche que no estaba saturando el oxígeno en sangre…yo no entiendo de estas cosas, pero para tenerla controlada se decidió llevarla a terapia», agregó. Y se refirió a la tristeza que está viviendo: «Estoy muy angustiado, yo no soy creyente, creo en otras cosas, y creo que hay mucha gente que hizo cosas para que yo esté bien, y nunca es en vano que la gente pida. Mi vieja hizo reír a mucha gente, por eso está bueno pedir una mano energética».

Comment here